¿Cómo va todo?

5

Hola, buenos días…

¿Cómo va todo?

No se me ocurren mejores palabras para saludar a quienes tengáis a bien pasaros por mi blog después de meses y meses de silencio absoluto. Me encanta escribir, pero lo malo de las rachas de bajón es que la inspiración no llega, o llega después de una botella de Absolut con trina de limón y entonces no apetece escribir sino tirarse de bruces en la cama y destilar por todos los poros de la piel hasta la mañana siguiente.

Pero tranquil@s, de momento no me he dado a la bebida.

A lo que iba: que no me apetecía una mierda escribir, y menos sobre maternidad o crianza o niñ@s pequeñ@s. ¿Y puqué? (como diría Pipeke); pues porque la conciliación es un cuento chino y aspirar a una vida en la que se concilie un trabajo mediocrillo, una crianza lo más apegada posible y una vida social o sentimental satisfactoria es una auténtica pesadilla. Son cosas a las que tod@s tenemos derecho y no parecen complicadas de tener por separado, pero como se te ocurra luchar por tenerlas todas… vivirás amargada como he vivido yo los últimos meses.

Desde mi ultimo post han “pasado cosas”, como diría el presi: ya de alta como autónoma, facturando una miseria, con un nudo en en estómago por la pasta que no tengo y otro en la garganta por todo lo demás y agobiada pensando qué coj*nes voy a hacer yo mañana; y digo mañana porque si pienso en pasado mañana, o en la semana que viene, no puedo evitar ponerme a llorar como Pipeke cuando le quitas los dibujos y la mandas a lavarse los dientes.

Por eso he tomado la decisión de no pensar demasiado y tratar de mantenerme en el modo puer aeternus en el que me siento más feliz y cómoda: voy a pensar como una niña, para que la mala leche y el agobio desaparezcan, porque la mala leche y el agobio se comen las pocas ganas que le quedan a una de mover el culo para que las cosas vayan bien de una puta vez. Así que por aquí ando de nuevo, dándole una vuelta a mi blog, pensando mil cosas que escribir y quitándome las telas de araña de varias zonas del cerebro que tengo anquilosadas, y estrenando mi nueva racha bloguera con este, el primer post que escribo desde hace meses.

Desahogarse siempre es una buena manera de empezar etapas nuevas, así que… lo dicho:

Hola, buenos días.

Espero que todo vaya bien.

 

5 Comentarios

  1. Maribel Peña

    Pues estamos en las mismas! Tengo mi blog abandonado, pero… Volveré!!!! 🙂
    Bienvenida y ggenial volver a leerte!!!!
    Bs

    Responder
  2. María

    Fuera agobios y mala leche!! Por aquí también andamos a trompicones con horarios, “sin-ciliaciones”, trampas para los dineros y mierdas varias, pero oye, que da gusto saber que vuelves a tener ganas de escribir, y nosotros de leerte!!
    Besotes.

    Responder

¡Gracias por comentar!