#Desdibujando: ¿Tú también, Peppa?

10


Peppa Pig2Conversación entre Peppa Pig y su madre:
— Pobre papá que se tiene que ir a trabajar… mami, qué suerte tienes, ¡te quedas en casa jugando todo el día!
— No, Peppa, yo trabajo aquí desde el ordenador.
Peppa se va al cole, y en el coche, le pregunta a la madre de su amiga.
— Oye, Mamá Sheep, ¿tú trabajas o juegas todo el día?
—  Hoy sin ir más lejos voy a trabajar mucho. ¡Voy a ir al gimnasio!

Mira que confiaba yo en Peppa después del desengaño que me llevé con Caillou… Pero no ha tardado en hacerme llevar las manos a la cabeza. Ha sido con esa conversación, que tiene lugar en el capítulo “Trabajar y jugar” (el capítulo 3×01, que se dice). Y es que tiene mucha tela que unos dibujos actuales metan tamaña casposidad entre sus frasecillas coloridas, felices y motivadoras. Por eso, la madre de la oveja amiga de Peppa Pig, es decir, Mamá Sheep, tiene el dudoso honor de ser la protagonista de este post inaugural de Desdibujando.

Como en casi todos los dibujos del mundo, a estas alturas e incomprensiblemente, el padre de Peppa es el único de la unidad familiar que trabaja fuera. La madre de Peppa no va a trabajar, se queda en casa y trabaja desde el ordenador con los niños pegando botes alrededor. En un primer momento, y dado que yo oigo los dibujos y no los suelo mirar (porque, como decía en el post de ayer, cuando le pongo a Pipeke dibujos es para hacer a 150 por hora cosas que no puedo hacer con ella por el medio) entendí que era la madre de Peppa la que se quedaba en casa y el máximo trabajo que hacía era ir al gimnasio. Luego vi que no: la madre de Peppa trabaja desde casa.

Como yo.

Pero el caso de Mamá Sheep es diferente. Cuando se le pregunta por su curro, esta señora dice está hasta arriba de él, que de hecho hoy irá a pegar botes al gimnasio. Que oye, está muy bien, y habrá quien a su vez se eche las manos a la cabeza llamándome exagerada… pero dado que son unos dibujos que ven niñ@s, y los niñ@s de lo que ven, aprenden, yo casi hubiera preferido que anduvieran con cuidado con este tipo de cosas; que la lanuda señora Mamá Sheep le contestara que ella, por lo que sea, tiene la suerte de poder quedarse en casa sin hacer absolutamente nada más que ir al gimnasio, y que existe un colectivo bastante numeroso de señoras madres y señores padres que, aunque no van a trabajar fuera todos los días por la mañana, no necesariamente están rascándose los mismísimos durante las 24 horas que tiene el día y tampoco necesariamente consideran que su mayor esfuerzo, si hacen alguno, es ir al gimnasio.

mamasheepO podrían, simplemente, haberse ahorrado esa desafortunada frase.

Lo dicho, mira que confiaba yo en Peppa…

Post-post: edito este post porque he metido un gambazo, ya que no era la mamá de Peppa la que se queda en casa a rascarla el día entero (como escribí en el post inicial), sino la mamá de la amiga de Peppa. Por vuestros comentarios me di cuenta de que en un principio había publicado una versión sin revisar del post.

Mis disculpas para Mamá Pig, si se ha sentido ofendida.

Además, habiendo leído vuestros comentarios, añado que también me parece fatal lo de meterse con Papá Pig porque está gordo, o la manera de marginarse unos a otros que tienen en la guardería de Peppa.Pero bueno… eso lo dejo para próximos miniposts 🙂

10 Comentarios

    • Blan

      Es “Trabajar y jugar”! acabo de editar el post porque me equivoqué y publiqué uno sin revisar, ya he incluido el capítulo y la corrección… ay, ay, espero que la cerda no se haya ofendido… 😛

      Responder
  1. María

    Para mí que se han comido el capítulo en que a la familia Pig les toca la lotería, porque como bien dices, la asistenta no aparece, así que no hay otra explicación!.

    Responder
    • Blan

      María, al leer tu comentario me di cuenta de que me había equivocado de víctima! jaja, en una primera versión del post puse q era Mamá Pig la ociosa porque lo entendí así la primera vez, pero no, es Mamá Sheep.
      Y encima, acabo de cazarle otra barbaridad a ese mismo personaje… no, si tendré material para un blog aparte… 😛

      Responder
  2. Mady

    No sólo eso… es que se ríen bastante a menudo del gordo de papá pig, insulta a otras nenas…lo que viene siendo una niña de cinco años, vaya. No sé, cada vez me cae peor. Eso sí, la señora Rabbit es plurienpleada!

    Responder
    • Blan

      A mí me molan algunos personajes, pero hay varios capítulos que son la ostia… cuando Peppa se pelea con Susi, nadie más de la clase quiere estar con ella porque todos tienen su correspondiente mejor amigo y claro, no hay sitio para un tercero. Como si tener más de un mejor amigo estuviera absolutamente descartado… por supuesto, esta es la razón por la que Peppa hace las paces con Susi, porque nadie más quiere estar con ella. Alucinante.
      Que sí, que son tonterías para adultos que rondamos la treintena, pero yo, viéndolo, recuerdo mis complejos del cole cuando mi mejor amiga decía que su mejor amiga era otra y no yo, lo mal que me hacía sentir eso, y me cago en quien fomenta entre los niños la marginación de los demás…

      Responder
  3. Eva

    pues vaya con Peppa…confiaba en ella, pero cuando me toque como no haya cambiado no entra en casa jeje

    Responder
    • Blan

      Jaja, yo estoy por desterrarla… pero no por estas cosas sino por la musiquilla. Quién inventaría esa melodía pegajosísima y repetitiva? Es peor que la de Caillou…

      Responder
  4. Maribel

    Pero eso es porque en Peppa Pig no quieren decir palabrotas, porque tu a la frasecita de marras le añades: “no te jode!” y queda de muerte! (“Hoy sin ir más lejos voy a trabajar mucho. ¡Voy a ir al gimnasio, no te jode!) jajajaja 😉
    Bs

    Responder

¡Gracias por comentar!