1 mes = 7 fotos… Marzo

Podría decirse que marzo ha sido una de esas rachas en las que mis escasos momentos de inspiración han estado centrados en otras mil cosas y no en escribir… o al menos, en escribir posts. Como abril no parece ir a darme tregua, he decidido espantar a los buitres de mi blog a golpe de… ¡tacháaaan! posts fotográficos 🙂

Primero pensé en apuntarme a eso que se conoce en el mundo blogger como los “miércoles mudos“. Pero lo descarté porque, en primer lugar, hoy es viernes y en segundo, porque muda, muda, nunca he vuelto a ser desde aquel año de 2º de carrera en el que me pasé afónica los 4 días que salía cada semana, y los otros 3 también… vamos, que más bien sería “el viernes hablador“, pero tampoco, porque el próximo quién me dice que no lo publicaré un lunes… en fin (veis el porqué de que no escriba, ¿no? solo me salen gilipolleces).

Básicamente, y resumo que me lío, la idea es la misma: foto, speech, y a mantener esto con un poco de vidilla.

Pues nada, os dejo con mi primer post fotográfico, que resume fielmente los mejores momentos de este mes de marzo que terminó hace un par de días.

I hope you like it!

novios

La verdad es que no estuvimos muy inspirados estos Carnavales: nos disfrazamos de novios (lo que llevamos siendo 3 años), eso sí, de boda tradicional donde las haya. Con nuestras bolsitas de arroz, nuestro globo corazón, unos recordatorios, vestidos de blanco y negro… Tan típico que hubo quien pensó que realmente nos habíamos casado ese sábado de Carnaval. Vamos, que hay quien estaba aún menos inspirado que nosotros…

A la peque no la disfrazamos de niña que lleva las arras, aunque estuvimos tentados... Al final, le pusimos un cutredisfraz de elefanta. La idea era ir los tres de leones, pero n pudo ser debido a un contratiempo de última hora (CÓMO ES POSIBLE QUE EL MUNDO ESTÉ LLENO DE DISFRACES INFANTILES DE LEÓN, Y QUE CUANDO ME PONGO A BUSCAR UNO NO APAREZCA EL PRIMERO???)

A la peque no la disfrazamos de niña-repollo que lleva las arras, aunque estuvimos tentados… Al final, le pusimos un cutredisfraz de elefanta. Originariamente, la idea era ir de Mufasa, Sarabi y Simba. ¿Qué pasó (porque algo pasó, a todas luces)? Pues que como no había disfraz de leona para mí, decidimos ir los tres de leones. Esto no pudo ser debido a un contratiempo de última hora (CÓMO ES POSIBLE QUE TODAS LAS TIENDAS DEL MUNDO ESTÉN A REBOSAR DE DISFRACES INFANTILES DE LEÓN, Y QUE CUANDO ME PONGO A BUSCAR UNO NO APAREZCA EL PRIMERO???), así que compramos uno de elefante para Eva y dos de leones para nosotros. Al final, ni siquiera nos disfrazamos a la vez, así que quedó un poco desdibujada la cosa… el año que viene prometo ser más previsora…

La primavera es mi época favorita del año. Es verdad que llueve, truena, hace frío aunque desees con toda tu alma que empiece el calor, y todas las alergias se agolpan en mi ser para ir dándose paso unas a otras, teatralmente. "¡Un aplauso para los mocos! Y ahora, con todos ustedes... ¡laaa dermatiiiitis atóooopicaaa! Y sigan con nosotros si no quieren perderse la interminaaaaaable cadena de estornudos!"

La primavera es mi época favorita del año. Estoy enamorada de ella, total y absolutamente… y no sé por qué razón: llueve, truena, aún hace frío aunque desee con toda mi alma que llegue el calor, que a veces lo hace, así que pillo catarrazos, y cuando no estoy acatarrada es lo mismo, porque todas las alergias se agolpan en mi ser para ir dándose paso unas a otras, teatralmente. “¡Un aplauso para los mocos! Y ahora, con todos ustedes… ¡laaa dermatiiiitis atóooopicaaa! Y sigan con nosotros si no quieren perderse la interminaaaaaable cadena de estornudos!”. Sí, lo sé, debería odiarla… pero no: adoro la primavera. Y oye, nadie elige de quién se enamora…

Pero la primavera también trae días de tregua. Días que saben a gloria porque, por mucho que existan opciones geniales para pasar los días de lluvia y frío en casa, mola muuuucho salir

Pero la primavera también trae días de tregua, de sol… días de andar por fuera que saben a gloria porque, por mucho que existan opciones geniales para pasar los días de lluvia y frío en casa, mola muuuucho salir a pasear los días bonitos, arrancar margaritas sin piedad, quitarle su moto de Hello Kitty a la niña desconocida que se despista en el parque o señalar los cisnes de la ría y gritar a voz en cuello: “MAMÁÁÁÁÁ!!! PAAAAAAAATOOOOSSHHH ESTALLÍÍÍ!!!” (Traducción aproximada: “querida madre, observa qué patos más bonitos hay nadando plácidamente en la ría, ahí mismo, ante mis atónitos ojos”.)

En marzo también comí. Vaya si comí: he engordado lo indecible, sobre todo para un comienzo de operación bikini... pero bueno, con tal de que no se enteren las de Cosmopolitan...

En marzo también comí. Vaya si comí: he engordado lo indecible, sobre todo para un comienzo de operación bikini… pero bueno, siempre lo he dicho: #abajoelrégimen. Con tal de que no se enteren las de Cosmopolitan… Aquí podéis ver un arroz con carabineros que estaba alucinantemente rico y que, además, como dicen los modernos: “era amor”. Y nunca mejor dicho.

En esta foto, más comida. Son unos nachos con 3 salsitas que comimos el otro día en un mexicano que descubrimos. De esas cenas románticas que se generan espontáneamente y te curan los males a golpe de miércoles... lo sé, para los modernos del sushi no es nada del otro mundo... pero para mí, que el pescado crudo me sabe (y me huele) regulín, fue un momento 10.

En esta foto, más comida. Son unos nachos con tres salsas que comimos el otro día en un mexicano que re-descubrimos también el otro día.  Lo sé, para lo modernos del sushi unos nachos no son nada del otro mundo, están más vistos que el cóctel de gambas… pero para mí, que el pescado crudo me sabe (y me huele) regulín, fue un momento 10. De esas cenas románticas que se generan espontáneamente y te curan los males a golpe de miércoles…

Hay tardes en las que ni con my little book box se entretiene esta fiera. ¿Qué hacer? Nada. Ella sola descubrirá el rincón de las cajas que sobraron de la mudanza y que, por vaga, aún no he llevado al contenedor, y se montará una fiesta con ellas. Te contagiará su ilusión y te pondrás a recortar puertas, ventanas, añadir habitaciones, letreros, hasta un tendal hemos ideado. Y todo, con unas cajas. Para que luego nos gastemos pastizales en juguetes...

Hay tardes en las que ni con my little book box se entretiene esta fiera. ¿Qué hacer? Pues nada, le quitamos my little book, y nos centramos en la box, la caja. O mejor dicho, las cajas de cartón medio rotas y pegoteadas de cinta de embalar que sobraron de la mudanza y que, por vaga, aún no he llevado al contenedor… Eva las encontrará y se montará una fiesta con ellas. Te contagiará su alegría y su ilusión y en menos que canta un juego, te pondrás a recortar puertas, ventanas, añadir habitaciones, letreros, hasta un tendal hemos ideado. Y todo, con unas cajas. Para que luego nos gastemos pastizales en juguetes…

Tengo más imágenes que podrían servir para ilustrar mi mes de marzo de 2014. Entre otras, la del coche de mi madre, que me está salvando la vida desde que el mío está en el taller; la de mi casa revuelta, después de ser asaltada por unos hijos de la grandísima put* de los cuales o bien yo, o la guardia civil, o seguramente el karma, o sus put*s madres, que no supieron educarles en su día pero que oye, están a tiempo de reaccionar, ver la mierda de hijos que han parido y partirles la escoba en la cabeza… alguno de nosotros, decía, nos encargaremos de darles lo que se merecen en un futuro, espero que más próximo que lejano; la de mi cara de desesperación cuando supe que no llegaba a la entrega de un ejercicio de una asignatura del grado de Derecho, y la de mi cara de alivio cuando el profesor me hizo saber que él también era humano, que me concedía una bendita prórroga; la de mi salón lleno de juguetes, la de mi estudio nuevo, la del libro de Luz Gabás que estoy devorando, la del regalito de la peque a Guille por el día del Padre, la del parque del pueblo en el que vivimos ahora, en el que hay una zona baby con columpios de arnés, toboganitos de un metro y una jirafa laberíntica especialmente ideada para los niños más pequeñitos, es decir, para nosotras…
Pero tampoco voy a estar aquí hasta mayo 🙂
Un beso a tod@s, nos vemos en SSMB 😉

15 Comentarios

  1. Noemí

    Los resúmenes gráficos son una maravilla. Gracias por compartir tu Marzo con nosotros. 🙂
    yo también amo, inexplicablemente, la primavera. Jajajajaja 😉

    Responder
  2. Maribel

    Pues muy chulo este post fotográfico!!!!! Me encanta esa foto d la enana en el parque!!!
    A ver las próximas!!!!! Un besazo!! 🙂

    Responder
  3. Mady

    Salvando las putadas…ha sido un mes interesantón. Una caminata bajo la lluvia con las Hunter y cigalas bajadas, jajajaja ;p

    Responder
  4. Beatriz Brasa Arias

    Me encanta Blanca! Yo también llevo una temporadita a mil… Me ha encantado esta idea tuya tan ilustrada, jejeje. Jaime también tuvo el año pasado ese disfraz de elefante, es genial! UN besiño guapis, a partir de ahora te comentaré más, lo prometo! 🙂

    Responder
    • Blan

      Mola mucho, pero la trompa le molestaba un montón! (qué raro suena eso :P)
      Un beso guapa y gracias por leerme y comentarme!

      Responder
  5. María

    Opino como Paula, esto se merece sección fija, resumen mensual en fotos, que mola mucho. Ya verás como Abril viene mejor, se nota más la primavera, que ya es hora, y quien sabe, tal vez a esos hijos de p*ta les llegue su merecido. Besucos guapa!

    Responder

¡Gracias por comentar!