¡Hola!

2

Antes de quedarme embarazada yo pensaba que los padres eran unos cansinos, unos pesados, que siempre, siempre hablaban de lo mismo; y juraba y perjuraba que esos monotemas jamás iban a formar parte de mis preocupaciones, de mis alegrías, de mis prioridades o de mi día a día.

Cuando fuera madre, pensaba, yo sería diferente.

Pues resulté ser igualita.

dos

Es más, resulté ser peor… porque no solo hablaba de lo mismo que todos los padres, sino que también lo ponía por escrito. Me abrí un blog, y en él fui soltando esos miedos, preocupaciones, esperanzas y frustraciones que tenemos todas las madres, que somos muy diferentes pero también muy iguales.

Ese blog es este, que renovado, rediseñado (por Guille) y reinventado, vuelve a convertirse, tras unos meses de parón, en nuestra casa en Internet. Aquí, Pipeke y yo trataremos de ayudar a otros padres y madres con nuestra experiencia, o de hacerles reír con nuestros momentazos, o de acompañarles en sus reflexiones desde las nuestras.

Nos alegraremos mucho de que paséis por aquí a saludarnos, pero sobre todo de que os quedéis con nosotras.

Bienvenid@s, otra vez, a Pequenenas! Y gracias por seguirnos hasta aquí 🙂

2 Comentarios

  1. Verónica

    Hola peques! Aquí me tienes también apoyando esos 15 minutos que a mi me saben a gloria cuando te leo. Un besazo, ¡nos vemos por partida doble!

    Responder

¡Gracias por comentar!