Las escapadas… porque sin ellas no soy persona

0

kingcollege-550x252

SSLM. Basta que pienses: “qué bien, se acercan las paro-vacaciones y entonces podré escribir mucho y leer más” para que, el día de la verdad, la inspiración no se acerque a ti ni por equivocación. Yo creo que mi cerebro está también de vacaciones. ¡Y hace bien! Se las merece, sobre todo teniendo en cuenta que aquel examen de Derecho Civil que iba a suspender fijo, que hasta vergüenza me daba que el profe lo corrigiera de lo mal que lo hice… ¡lo aprobé con un 5,8! Vamos, que me sobra 0,8 para ser feliz :)

Lo mejor de todo es que mi cerebro y yo nos vamos a ir unos días deescapada-desconexión a Cambridge. “Qué sitio más raro para ir de escapada-desconexión”, diréis, y sí, así a bote pronto no parece el mejor lugar, pero para mí significa mucho esa ciudad. He ido ya dos veces, a hacer dos cursos de inglés, y en dos momentos importantes de mi vida. La primera vez que fui estaba en plena crisis existencial, sentimental, personal y laboral. Estar allí sola, lejos de mis habituales fuentes de problemas, me aclaró las ideas, me hizo ver que vivir de otra forma, con otras prioridades, sin someterme a nada ni a nadie es posible y no solo eso, además es genial. Al volver de Cambridge encontré un trabajo en otra ciudad, a la que me fui a vivir durante dos de los mejores años de mi vida… dos años en los que me convertí en la persona que soy ahora y de la que estoy orgullosa.

Este es el jardín bucólico de Emmanuel College en Cambridge. Es cuento de hadas total…

Este es el jardín bucólico de Emmanuel College en Cambridge. Es cuento de hadas total…

La segunda vez que fui estaba embarazada de 4 meses y pasé allí 15 días, también sola… bueno, sola con mi barriga y conmigo misma. Fueron 15 días sanadores, después del caos de mis primeros meses de embarazo. Y esta vez me voy solo cuatro días, con mi hermana, a no hacer nada, básicamente. Ver sitios que conozco y me gustan, hacer cosas que ya hice y también me gustan… vamos, uno de esos sitios a los que “ya he ido y quiero volver” de los que mencioné en la encuesta de 25 preguntas ;)

Y hablando de escapadas, la próxima está programada para finales de agosto. Esta será en plan romántico: parejo y yo iremos a disfrutar de la SmartBox Weekend cortesía de SSLM a Gijón. Tenemos allí una boda (la nuestra no, jejeje) y nos ha venido de pinga la SmartBox, porque al salirnos por la jeta el hotelazo de Gijón, podemos permitirnos una escapada a Madrid justo después.

Río Cam en Cambridge. ¡Tan bonito…!

Río Cam en Cambridge. ¡Tan bonito…!

Y pensaréis, “Madrid en agosto, qué sitio más raro para una escapada romántica”… Y sí, a bote pronto, también es un sitio y un momento raro para una escapada romántica. Pero cualquier cosa se nos hace apetecible a mi parejo y a mí: llevamos dos años y dos meses de relación, de los cuales 9 meses han sido de embarazo y 14 de crianza, así que tiempo para escapadas tuvimos más bien poco (si alguien ha hecho el cálculo y está pensando “coj****, ¿dos o tres meses de novios y ya se pusieron a procrear?” le confirmo: sí. En algún otro post os contaré el comienzo de nuestra relación).

Esta soy yo haciendo el payaso en Parker’s Piece, uno de los sitios que más me gustan del mundo.

Esta soy yo haciendo el payaso en Parker’s Piece, uno de los sitios que más me gustan del mundo.

De hecho, ahora que la peque ya va teniendo edad para quedarse con los abuelos días seguidos sin que a mí me dé un colapso, mi chico y yo empezaremos a disfrutar de las cosas que hacen los novios y que nosotros no hicimos porque no tuvimos tiempo ni pasta. Ahora tenemos tiempo y algo de liquidez, no mucha y no por mucho tiempo… pero suficiente para una pareja que se lo pasa bien hasta en el  infierno. O en Madrid en agosto, ¡que viene a ser lo mismo!

¡Nos leemos a la vuelta de mi escapada-desconexión! Disfrutad los días de verano… ¡y no dejéis de escribir! :)

 

¡Gracias por comentar!