LQNPF (II)

0

SSLM. A finales del verano pasado escribí mi primera lista LQNPF. En ella, enumeraba todas esas cosas que no podían faltar en el siguiente verano, el de 2013. Cuando escribí la lista LQNPF estaba melancólica, algo normal si tenemos en cuenta que me pasé junio, julio, agosto y septiembre del año pasado asumiendo el cambiazo que supone ser madre, además de algo sensible por las hormonas (hablando en plata: estuve hecha un cristo).

Como ese nuevo verano está cada día más cerca (¡¡¡ssssssííí!!!), creo que este blog es merecedor de un LQNPF II, es decir, una versión revisada y mejorada de esas cosas que apunté en mi lista, a finales del pasado agosto, con mi neni colgada de la teta y la cicatriz de la cesárea todavía dando guerra.

relax2Esta es la lista de LQNPF II:

– La playa. Con cubitos, palitas, rastrillitos, flotadorcito, factor un millón y todo lo que necesitará una niña de 1 año y algún mes para disfrutar a tope de uno de los lugares preferidos de su madre.

– Las Perseidas. Desde el jardín de atrás de casa, sentada con mi chico en una manta con un par de cervecitas y música de fondo.

– Unos días al sol con mi madre y mi hermana.

– Aparcar al lado de la playa, o en el jardín de casa, poner los pies en el salpicadero y leer. Durante horas.

– Salir de fiesta, volver de día, con los zapatos en la mano y esa sensación tan genial de que vuelvo a tener 20.

– Disfrutar de mis amigos “de cerca”, y también de los “de lejos”. Los de la universidad… los que hace años que no veo… y las bodas son una gran ocasión para esto. Como yo no he querido dar el paso, mi amiga Natu lo ha hecho por mí y se casa en agosto, dándonos la oportunidad perfecta para volver a vernos, a reírnos, a abrazarnos y a recordar juntos los wonder years que pasamos en Salamanca.

– Sacar la piragua del garaje, hacerme con unos remos e intentar aprender a usarla… ¡De una vez por todas!

– Darle uso a los regalos que le hice este invierno a mi chico, y a los que él me hizo a mí. Las raquetas, la bici, incluso la Wii y el parchís para los días que llueva.

– Ir a un concierto que me guste. De esos en los que bailo, salto, grito, me río hasta que me duelen las mejillas y me emociono escuchando canciones que me sé de memoria. Green Day en Bilbao es una gran oportunidad…

– Irme de finde con mi chico. Indispensable.

– Ir al cine… sola. Porque adoro el cine sola.

– Escribir y hacer fotos.

– Todo esto, aderezado con las cien mil sonrisas al día que tengo el gustazo de lucir desde que soy madre. Estos meses, Eva aprenderá a andar, a decir sus primeras palabras. Jugará con los perros, se sentará en el campo y en la arena, y mojará los pies en el agua del mar por primera vez en su vida. ¡Y yo lo voy a ver todo en primera fila! Eso no se paga con dinero…

Para todo lo demás (¡crucemos los dedos!), Beca Mami ;)

¡Gracias por comentar!