El ataque merlucero y las primeras (¡que somos nosotras!)

4

Jamás me gustó la merluza. Es un pez insípido, sin ninguna gracia, al que hay que rebozar, rellenar de jamón y queso, convertir en croquetas o disimular con salsa verde y con kilos de almejas gigantes para que su sosez pase desapercibida. Por eso, algo me decía que introducir merluza cocida en la dieta de Eva iba a ser complicado… y lo ha sido. Bueno, para ser sincera, todavía no ha sido ni fácil ni complicado, porque la pobre con oler el brebaje de verduras y pescado cocido se pone a lloriquear y bracear como si la llevaran los demonios y no hay manera de que acepte una cucharada…

(Aviso: me dispongo que hacer una descripción comidera de esas propias de algunas madres primerizas y que para los demás, incluyendo a otras madres primerizas y a los padres primerizos, son un coñazo bárbaro. Es solo este párrafo, lo digo por si alguien quiere saltárselo…). Siempre admiré eso del Baby Led Weaning, ya comenté hace posts (jeje, qué medida del tiempo más curiosa) que me parecía la mejor manera de que un bebé aprenda a comer, pero también la más coñazo, así que yo opté por los purés de toda la vida, normales y corrientes: con verduras y pollo, ternera o pescado. Es cierto que los purés de pollo y de ternera también acabaron en mi cara, ropa y muebles los primeros días que probé a dárselos, pero con las semanas se tira en plancha a ellos: le encantan. Le meto tropezones por el medio para que no se alporice toda cuando encuentre un trocito duro, y de vez en cuando le pongo trozos de pera, manzana o zanahoria en la redecilla esa de “masticar”. Vamos, que la mujer come de todo más o menos bien. Hoy será el segundo día del ataque merlucero… veremos cómo sale. O cómo entra… bueno, que veremos.

Y en otro orden de cosas, e independientemente de lo que pase al final… ¡¡¡graciaaas!!! Gracias a todos por votar nuestro blog en el concurso de SerPadres, ¡porque en el ranking de la semana pasada Las niñas de papá iba de primero! Desde ayer la media de nuestro blog ha bajado vertiginosamente, supongo que que seamos las primeras en el ranking tiene sus pros y sus contras, jeje, pero bueno, para mí ya es una satisfacción que taaaaaanta gente haya entrado en SerPadres y haya votado mi bitacorita (o, interpretándolo de otra manera, que desde tantos dispositivos se haya votado mi blog…). Y también que, gracias a eso, las visitas a mi blog hayan crecido taaaaanto entre ayer y hoy 🙂 Muchísimas gracias otra vez ¡y seguid votándonos aquí si queréis!

Sé que este post es sosillo, pero he hecho lo que he podido teniendo en cuenta que hay una merluza de por medio. Prometo volver más inspirada dentro de un par de días.

¡Saludos a todos!

4 Comentarios

  1. Chitin

    Definitivamente de acuerdo en cuanto al pescaducho ese…mi hijo lo ha odiado siempre, de hecho para él, el comer pescado es comer merluza y no le gusta, pero si le pones salmón o dorada, le encanta, porque “eso no es pescado” 🙂

    Con la nena he probado el nuevo potito que han sacado de merluza, el de “Buenas noches” y la verdad es que se lo come bastante bien y eso en mi hija quiere decir que abre la boca, ¡que no es poco!

    Ánimo y ya nos contarás…

    Responder
    • bdiazrei

      Oh, pues gracias por la sugerencia! Lo probaré 🙂 De momento haré otra intentona con el puré merlucero que ya hice, que encima hice pa un regimiento… y si no funciona, sí, definitivamente me pasaré a otro pez 😛 Muaaa!

      Responder
  2. Marta

    JAjaja, mucha suerte con el concurso, mañana desde otro ordenador, te voto, si todavía estoy a tiempo, y con la merluza… Prueba otro pescado, los hay muy ricos y nutritivos, a mis hijas les encanta el salmón, aunque es más caro, pero el color les motiva.

    Responder

¡Gracias por comentar!