Érase una vez una madre cabreada

16

Cuando yo tenía 17 años, el Prestige se hundió frente a la costa de Galicia y mi prima Violeta, mi madre y yo, junto a otros (digamos) 250.000 amigos, nos fuimos a Madrid para manifestarnos en protesta por la infame gestión de la catástrofe que el gobierno de entonces tuvo a bien realizar. Esos días aprendí, entre otras muchas cosas, que los gobiernos de España, uno detrás de otro, tienden a considerar al español de a pie una mona tonta del culo sin ningún criterio, picardía ni malicia. Y normalmente esto me da igual, pero otras veces me toca mucho las narices.

Y diréis, ¿qué tiene que ver este rollo con mi maternidad? Porque este es un blog sobre mi maternidad… Pues tiene que ver. Tiene que ver porque dice el proverbio que el mundo no es una herencia de nuestros padres, sino un préstamo de nuestros hijos. Y el otro día, miles de personas salieron a manifestarse a las calles por unos recortes que no solo atentan contra nuestros derechos, sino (y eso es lo que más me enerva) contra los de nuestros hijos; salieron a la calle para gritarle a los políticos que gobiernan España que nuestra democracia está en bragas y que va siendo hora de vestirla, de convertirla en un sistema más justo.

Yo no fui a Madrid esta vez, no me manifesté por todo lo que el gobierno está tirando a la basura. Lo que sí hice fue ver las cargas indiscriminadas en directo en RTVE.es (que por el NO-DO style  que se gasta últimamente, debió emitirlas sin querer al dejarse una cámara enchufada o algo así). También vi a los dos polis con capuchitas que se montaron el teatrillo de la provocación para justificar esas cargas. Vi gente sentada que recibió palos. Vi, porque tengo ojos, que esa facción peligrosilla de la poli madrileña que tuve el placer de conocer en el año 2003 (entonces también vi cosas con mis propios ojos) sigue en la misma línea.

Y no solo vi cosas. También tuve que escuchar. Escuché, para empezar, cómo el colmo del cinismo hecho ser humano se quejaba de la imagen que dan esas protestas de nuestro país de cara al mundo. Curiosamente, esos a los que solo les importa la imagen suelen ser a la vez los más ciegos de todos. Por mí, pueden pudrirse. Pero también tuve que escuchar cómo el presidente del país, el que mis conciudadanos eligieron en las urnas como gestor de España, el mismo impresentable que se jaló una cena de 1000 euros de camino a la final de la Eurocopa, el mismo que se pasó por el arco del triunfo el 100 por 100 de su programa electoral en cuanto aposentó su culo en la poltrona, me daba las gracias a mí y a otros varios millones de personas por quedarnos en casita el día 25 de septiembre.

Después de haberme pasado el último mes combinando el estudio de una oposición con un proyecto final de máster, una búsqueda de empleo y una niña de meses colgada en la teta, tuve que escuchar cómo un mamarracho (tenía que usar esta palabra, jeje) me da las gracias por formar parte de la mayoría silenciosa que no sale en las portadas de los periódicos. Y como no puedo escupirle en la cara, me desahogo desde aquí y le digo que abra sus ojos de puerco de una vez por todas: sí que salimos en la prensa y sí que estamos en las calles. Todos. Los desahuciados, los parados de larga, corta y media duración, los que piden en las puertas del súper y los que van a comer a la cocina económica, los que escapan a otros países llevándose su talento para que no se hunda con el barco, los que dejan la carrera porque ya no pueden pagarla, los que están naciendo aquí y todavía no son conscientes de que sus padres tuvieron más derechos de los que tendrán ellos. Salimos en la prensa. Aunque él no sea capaz de vernos.

Aunque me lee más gente, escribo este blog sobre todo para mis amigos y para mí, así que me parece el mejor sitio para desahogarme, ya que no pude ir a Neptuno. Necesitaba dejar constancia en algún sitio (más por quedarme tranquila que por otra cosa) de que si yo no fui a Madrid no fue porque esté resignada y dispuestita como buena española a tragarme la quina que me mete por la boca a paladas en cada telediario ese impresentable, no. Si no fui, fue porque no pude. Porque tengo una hija pequeña de la que no puedo separarme, estoy buscando curro, estudiando una oposición, acabando un máster y empezando un curso (formándome en definitiva, todavía no sé muy bien para qué), y no puedo coger el coche, viajar 400 km y dedicar mi cuerpo y alma a decirle al presidente del gobierno y a todos los políticos que viven del cuento y juegan con todo lo que nos importa el asco que me dan.

Pero eso no quiere decir que no lo piense todos los días.

¡Ay! Qué agusto se queda una después de soltar los sapos y culebras.  Mañana volveré con algo de buen rollito, non sexa que me leve o demo, jeje 😉

¡Un saludo a todos!

16 Comentarios

  1. Marcos

    Ole Ole y Ole merece la pena compartirlo porque es un punto de vista que cada vez esta mas en boca de todos…y con tu permiso comparto tus palabras para que las lea mas gente y poner tu granito de arena y el mio para darse a escuchar…gracias por tus palabras que podrian ser mias porque pienso exactamente lo mismo aun sin ser “madre” jejeje un saludo.

    Responder
  2. Parrulamoura

    No me extraña q te quedases agusto escribiéndolo, incluso leerlo da la sensación de desahogarse

    Responder
  3. Ser Educadora (BR)

    Bueno, yo solo estoy de acuerdo a medias. Da igual quien gobernase, es el mismo perro con distinto collar, los recortes tienen y tendrán que ser porque estamos al fondo del pozo y la cuerda no nos llega. España ha estado peor que ahora, lo que pasa es que ya hace muchas generaciones que tenemos un nivel y ritmo de vida muy chulo y que ahora nos lo bajen nos duele mucho. Así lo siento. Y lo siento así porque la gente que ha estado siempre mal (mal de dinero, mal de trabajo, mal de ayudas, mald e todo…) ahora la crisis no le resiente más, pero la gente que ha estado siempre bien y ahora no tiene ni para los hipotecones que se han pedido no sabe vivir con lo que tiene.

    Responder
    • bdiazrei

      Bueno, en realidad estoy en desacuerdo con todo menos con la primera parte: es el mismo perro con distinto collar. El resto: discurso político barato. Con todos mis respetos…

      Responder
      • Bella

        There is no such thing as wom;#&n39es rights. Men have rights, yes (and that includes women). But women ?Give me one valid reason why women should have rights. And be sure to define them as well.

        Responder
  4. Ser Educadora (BR)

    Bueno, entiendo que estes en desacuerdo y no lo compartas, desde mi punto de vista no es discurso politico puesto que no me gusta ver la politica y no sé de politica porque tampoco la entiendo mucho, pero puedo y me permito hablar de lo que conozco y de lo que vivo, que es lo que he comentado antes.
    Las familias que siempre han estado con el agua al cuello y han tenido que ir tirando de lo que han podido siguen igual (puede que peor) pero no están tan “moralmente hundidos” como las familias que han gozado de una buena economía: esquiar en semana santa, vacaciones de verano en un hotel y unas hipotecas que quitan el sueño “porque total con dos sueldos nos lo podemos permitir” y tenemos esa mala forma de pensar de que un trabajo fijo es para toda la vida, y por desgracia para toda la vida no hay nada.
    No es la primera situación familiar (por trabajar en el ámbito educativo veo muchas) en la que uno de los cónyuges pierde el trabajo, la hipoteca les ahoga pero siguen haciendo unas compras que aplazan a 6 meses y siguen mostrando ciertas apariencias de cara a la galería.
    Si la gente tiene que protestar, que proteste por que está en su derecho siempre y cuando no se perjudique a la población que también se acoge a su derecho de no manifestarse (no hablo de la que no puede, sino de la que no quiere). Que conste que mi profesión está dentro de uno de los sectores más perjudicados por los recortes (educación), pero es que realmente podemos trabajar igual con los recursos que ya tenemos e incluso con los que no tenemos. Lo que pasa es que no nos gusta poner de nuestra parte y cuando nos empiezan a quitar cosas nos molesta.
    Y repito que para mi esto no es ningun tipo de discurso politico por que cada vez que hablan de esas cosas ya cambio de canal y siempre evito esas páginas en el periodico.

    Y para que no se piense que por lo que digo mi familia goza de buena economía, somos una familia de 6 miembros en los que mi padre tiene un ERE (de media jornada) y su empresa es probable que cierre este año (ya no le queda paro) y su indemnización después de 32 años de trabajo va a ser una P**** mierda, y mi madre trabaja de forma eventual los fines de semana en atención a domicilio (vamos que no ganas mucho), hipoteca, créditos, hijos en edad de estudiar, etc…. Vamos, que no estamos que nos sobramos, pero ahí estamos, aguantando el tirón, como todo hijo de vecino.

    Responder
    • bdiazrei

      Mi profesión (periodista) también me permite ver muchos casos. Todas las profesiones permiten conocer muchos casos, todos tenemos ojos. Yo lo que digo es que cuando se eliminen sueldos vitalicios y/o estratosféricos de altos cargos, cenas de 1000 euros en viajes a la eurocopa, ipads, iphones, dietas para alojamiento de 1800 euros, dietas para alcaldes de 5000 euros al mes por cuatro viajes y dos cenas, obras faraónicas pagadas por todos para dar pasta a constructoras coleguitas del gobierno de turno, y un eterno etc, que toquen al currito. Mientras, que no me vengan con el cuento del que vivió por encima de sus posibilidades, porque no me lo creo.

      Responder
  5. Ser Educadora (BR)

    Y tienes razón, son gastos exagerados que deberían desaparecer, y claro que todos conocemos casos, a mi los que más me afectan son los que afectan a mis alumnos por que al fin y al cabo, los niños también hablan de “crisis” y a veces no saben ni qué es, repercutiendo en el día a día en la escuela (aunque no lo parezca).
    Obviamente todos tenemos ojos y vemos situaciones similares todos los días, pero yo sí te puedo asegurar que no me llegan los dedos de las dos manos para señalarte cuantas familias han vivido por encima de sus posibilidades (de lo que tambien son culpables muchos bancos…) y ahora no dan a más. Y esto da para algo muy muy largo.

    Un saludo, me encanta exponer mis opiniones, aunque no soy una experta en politica por lo que normalmente prefiero no hablar de ella.

    Responder

¡Gracias por comentar!