1,147 gramos de Eva

2

Los morritos, los brazos, la nariz, la barrigola, el minicorazón que va a mil, los riñoncitos, los pies… cada vez más grandes pero aún minúsculos. Fue lo que vimos en la última ecografía, y aunque la foto que tenemos de ella nos parece increíble, hemos empezado a pensar lo genial que estaría hacer una ecografía en 3D…Aunque es cara, también es una de esas cosas que, además de hacernos ilusión a nosotros, se la hará a ella en unos años. Yo lo pienso, y sé que a mí me gustaría tener una foto mía antes de venir a este mundo. ¡Suena tan místico! Es como las fotos de fantasmas de Iker Jiménez, pero al revés.

La parte fea del embarazo, cuando me faltan algo menos de dos meses para dar a luz, es la que implica llegar a los sitios antes rodando que a pie. Cada día peso más, cada día estoy más torpe… y cada noche dormir se convierte en un reto: dolor de piernas, de espalda… y de costillas. Creo que si me las arrancasen una por una para hacer churrasco me dolerían menos.

Además, el embarazo y la Propalgina son incompatibles, así que a la hazaña de dormir entre cojines estratégicamente colocados se suma una cantidad indescriptible de mocos. A pesar de las vitaminas, los zumos, la leche y la miel, llevo acatarrada desde noviembre y mi nariz no sirve más que para fabricar mocos, mocos y más mocos. A veces, incluso llego a pensar que esa parte de mi sobrepeso, la que no es de niña ni de placenta, es de mocos.

Lo cual no estaría nada mal, por cierto…

2 Comentarios

  1. Mady

    Jajaja, cómo te entiendo…la cosa empeora, jajajaja, perpárate! Mi marido me tenía que empujar para poder salir del puto viscolátex, jajajaja. Un besete!!

    Responder

¡Gracias por comentar!