Habemus carrum!

2

Nunca se me dieron muy bien las declinaciones en latín, pero creo que lo que quiero decir es eso: ¡que tenemos carro! Sé que de aquí a mayo malo sería que no nos diera tiempo de hacernos con un medio de transporte, aunque fuera una carretilla con unos cojines encima, pero tener cosas hechas me va quitando pesos de encima, y eso da un gustito… aunque evidentemente sea en sentido figurado.

El otro día leí una lista en un blog de madres en la que se consideraban los carros algo prescindible a la hora de comprar cositas para el bebé, porque defendía que los niños debían ir en brazos o en transportadores alternativos y respetuosos… vamos, no en carritos.  Yo respeto todos los pensamientos y hábitos en cuanto a la crianza, cada uno en su casa sabe de sí (como diría mi abuela) pero comprendí que esa lista no iba del todo con mi manera de ver las cosas cuando leí que la bañerita tampoco es algo necesario, porque el bebé podía ducharse con la mamá, en la bañera normal. En fin… lo dicho. Cada uno sabe de sí 🙂

El carrito que tenemos es, gracias a la inestimable colaboración del Hada Madrina, el Bugaboo Camaleon con Maxicosi, de color púrpura, súper bonito y súper manejable (o eso parece). Dan ganas de medir 60 centímetros para echarse una siesta en el capazo… No sé si dará buen resultado o no, todo parece indicar que quien lo tiene está feliz con él… y yo lo estoy, aunque aún falte lo más importante, que es la pasajerita.

Y ahora que lo pienso… es la primera vez en mi vida que consigo tener el carrito en las manos antes que la muñeca.

2 Comentarios

    • bdiazrei

      Jaja, sí, mola mucho! es de color púrpura y más chuli… está aparcado aquí en el salón y estamos todo el día mirando pa él. Estoy deseando “rellenarlo” 😛

      Responder

¡Gracias por comentar!